Reforma de Piso en Ourense

Leer más

Se trataba de un piso de los años 60 deteriorado y excesivamente compartimentado con una distancia entre fachadas de más de 25 m. lo cual lo hacía muy oscuro y con un enorme y claustrofóbico pasillo.

Se mejora su aislamiento y se eliminan las divisiones innecesarias, se genera un gran espacio principal de vida que fluye desde un extremo de la vivienda al otro.
Las desagradables vistas del salón y cocina sobre una angosta calle se matizan mediante una celosía de contraventanas formada por lamas metálicas que unifican y dan carácter al nuevo espacio.

El uso de los distintos materiales ayuda a diferenciar zonas dentro de este nuevo espacio (cocina-comedor- salón- biblioteca) al mismo tiempo lo mejoran acústicamente (paneles grises de virutas prensadas).

Dos ligeras curvas en los extremos del pasillo lo desdibujan para convertirlo en un espacio de continuidad del salón.

La oscura zona de acceso a la vivienda se panela en DM lacado en color azul a modo de un gran mueble recibidor que oculta las diferentes puertas, este panelado no llega al techo para permitir la entrada de luz natural desde el dormitorio principal, generando así una continuidad espacial en el plano del techo.